Mutual del Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires / Mienbros de Organización de Entidades Mutuales de las Américas
Teléfonos: 4373-7173 int. 220
Slide background

Mutual
del Colegio de
Traductores Públicos
de la Ciudad de Buenos Aires

Av. Corrientes 1834 (C1045AAN)
CABA Tel. 4373-7173 int. 220

Slide backgroundGirl With iPad

Beneficios

MUTUAL

Hotelería, Turismo, Recreación
Seguros
Salud y Belleza
Gatronomía
Hogar,Tecnología, Fotografía.
Imprenta y Editorial
Capacitación
Indumentaria

Ver Más

Slide backgroundHeart IconClock IconCoffee Cup Icon

Revista.

Gacetilla.

Contacto.

(atencionalasociado@mutualctpcba.org.ar)

Bienvenidos a la MUTUAL DEL CTPCBA

¿Es necesaria una mutual para el Colegio?

Hay muchos conceptos que rodean la creación de una mutual, pero los términos solidaridad y comunidad son los más representativos.

La solidaridad nace del ser humano y se dirige esencialmente al ser humano.

La verdadera solidaridad, aquella que está llamada a impulsar los auténticos vientos de cambio que favorezcan el desarrollo de los individuos y las naciones, está fundada principalmente en la igualdad universal que une a todos los hombres. Esta igualdad es una derivación directa e innegable de la verdadera dignidad del ser humano, que pertenece a la realidad intrínseca de la persona, sin importar su raza, edad, sexo, credo, nacionalidad o partido.

La solidaridad trasciende todas las fronteras: políticas, religiosas, territoriales, culturales, etcétera; para instalarse en el hombre, en cualquier ser humano, y hacer sentir en nuestro interior la conciencia de una «familia» con el resto de la humanidad.

La solidaridad implica afecto: la fidelidad del amigo, la comprensión del maltratado, el apoyo al perseguido, la apuesta por causas impopulares o perdidas. Todo eso puede no constituir propiamente un deber de justicia, pero sí es un deber de solidaridad.

Un análisis del concepto del valor de la solidaridad nos ofrece los siguientes componentes esenciales:

— Compasión: porque la solidaridad es un sentimiento que determina u orienta el modo de ver la realidad humana y social y acercarse a ella, condiciona su perspectiva y horizonte. Supone ver las cosas y a los otros con los ojos del corazón, mirar de otra manera. Conlleva un sentimiento de fraternidad, de sentir la empatía por el dolor de los otros.

— Reconocimiento: no toda compasión genera solidaridad, solo aquella que reconoce al otro en su dignidad de persona. La solidaridad, así, tiene rostro, la presencia del otro demanda una respuesta.

La solidaridad ha experimentado un proceso de transformación que se refleja en todos sus ámbitos. Para algunos, es la reivindicación de derechos fundamentales y, para otros, solo una actitud de piedad centrada en la limosna y en la asistencia.

Comunidad y participación

La idea de comunidad ha ido ganando importancia en los últimos años, tanto en la investigación como en la práctica. Esta idea se refiere a los vínculos de confianza y de reciprocidad entre los integrantes de un barrio, una localidad o una comunidad de vecinos, de profesionales, etcétera (es decir, una comunidad tradicional). También puede aplicarse a comunidades relacionales, tales como asociaciones de voluntariado, sindicatos, clubes deportivos, etcétera.

Esto ha despertado el interés de los profesionales de la intervención social, puesto que desarrollar un sentimiento de pertenencia en estructuras colectivas posibilita a los ciudadanos participar en la toma de decisiones sobre los asuntos que los afectan.

El sentido de comunidad ha sido definido por Sarason (1974) y McMillan y Chavis (1986) como aquella sensación de formar parte de un grupo, un sentimiento compartido de que las necesidades colectivas serán atendidas bajo un compromiso cooperativo entre todos sus integrantes. El sentido psicológico de comunidad tiene cuatro componentes:

1. Pertenencia. El sentido de implicación personal en la comunidad tiene atributos esenciales, tales como la pertenencia y la identificación con la comunidad o la seguridad emocional.

2. Influencia recíproca. Entre los miembros y la comunidad se experimentan dinámicas de intercambio recíproco de poder.

3. Integración y realización de necesidades. Hace referencia a la posibilidad de compartir valores y recursos, y a la satisfacción de las necesidades individuales entre los integrantes de una comunidad.

4. Conexión emocional compartida. Es un vínculo basado en las experiencias compartidas entre los miembros de una comunidad. Es un factor esencial en el mantenimiento de comunidades sólidas.

Ya en el año 2002, la gestión presidida por Beatriz Rodriguez sintió la necesidad de plantear la creación de una mutual para nuestro Colegio, con la firme idea de que los matriculados, pero también su entorno y todos aquellos que quisieran pertenecer a ella, pudieran encontrar en la mutual la satisfacción de aquellas inquietudes que un consejo profesional, por sus propios reglamentos, no está capacitado para brindar.

En aquel momento no tomó forma, pero sí lo pudimos concretar en los años 2009-2010, cuando se constituyó legalmente la Mutual del CTPCBA.

Nos parece que lo fundamental en este tipo de figuras es el sentido de pertenencia que hace que cada asociado sienta que su membresía lo hace único y acreedor a una serie de beneficios que no tendría si no fuera socio de esa mutual.

Tenemos sentido de pertenencia a nuestro consejo profesional, y eso le da a nuestra membresía una característica personal e intransferible. Con nuestra Mutual sucede algo que transita por el mismo sentido. El Colegio tiene una mutual, como lo hicieron y hacen las grandes empresas, los bancos, en fin, las instituciones que siempre miramos como ejemplo.

Todo lleva un tiempo, nada nace por generación espontánea y nada crece y se desarrolla de la noche a la mañana. Este proyecto necesita del aporte de todos, del corazón y del empuje de todos, del compromiso de todos y, muy especialmente, de la presencia sostenida de todos sus miembros.

Todos tenemos sueños, todos apostamos a diferentes proyectos. A veces, esos sueños y esos proyectos se concretan y, otras veces, no. Cuando nos ponemos a analizar por qué no se concretaron, deberíamos tener en cuenta qué grado de participación personal le puso cada uno a su proyecto personal y ver si, con un poco más de compromiso, la historia no hubiera sido diferente.

Hoy tenemos un proyecto concreto, un cúmulo de sueños que esperan ser cumplidos. Solo nuestro mejor aporte y nuestra mejor predisposición pueden hacer que crezcan los proyectos, que se concreten los sueños que supimos conseguir y que la Mutual del Colegio se desarrolle con la fuerza necesaria para que se instale y permanezca como una de sus hermanas mayores.

El Consejo Directivo.